Proyecto para crear una nueva Policía

La senadora peronista Liliana Negre de Alonso presentó un proyecto para crear la Policía de la Nación Argentina, una fuerza para reemplazar a la Federal.

La iniciativa toma como modelo la Ley 26.102 de seguridad aeroportuaria y la Policía Judicial de Investigación de la Nación. “Nos encontramos frente al agotamiento del modelo tradicional de seguridad encarnado por la Policía Federal Argentina”, se señala entre los argumentos, y se agrega que “fue gestada desde su origen como una organización de naturaleza militar, vertical, con nula participación ciudadana y enfocada más en la represión que en prevención del delito”.

Desde el Ministerio de Seguridad, a cargo de Patricia Bullrich, desconocieron la existencia del proyecto e indicaron que no es necesario cambiar la fuerza de seguridad por completo. “Estamos en una tarea de perfilamiento de la Federal en una fuerza de investigaciones complejas. Se plantean modificaciones que dentro de poco vamos a presentar”.

En junio de este año, y en el marco de una reunión de comisión en la Cámara de Diputados, la funcionaria anunció la reforma para que la Federal se convierta “en una fuerza de investigaciones complejas, que tenga menor nivel de territorialidad y que se dedique a delitos federales, con analistas y una buena policía científica”.

En los fundamentos, Negre de Alonso destaca la necesidad de “adaptar dicha institución a criterios modernos de actuación, con profundo respeto de los derechos humanos y buscando primordialmente la prevención del delito”, y de poner límites a la policía “prohibiendo la obtención de información o producción de inteligencia por el solo hecho de raza, fe religiosa y demás circunstancias personales de las personas o grupos”.

Entre otros puntos, el inciso 9 del artículo 14 de la iniciativa establece “el derecho a asociarse sindicalmente, así como también el derecho a participar activamente en el sindicato”, aunque en el artículo 16 se aclara que “el derecho a huelga podrá ser ejercido siempre que recaiga sobre actividades de índole administrativa o similar que de ningún modo afecten o restrinjan el servicio de seguridad ni el cumplimiento de las misiones principales que por ley les hayan sido asignadas”.¿

Es decir, el personal de la Policía de la Nación Argentina no podrá adoptar medidas de fuerza que puedan alterar la normal prestación del servicio de seguridad o que impliquen abandono de servicio.

En la actualidad existe una imposibilidad establecida por la ley para que la policía se agrupe en un sindicato que la represente. Es más, la propia Bullrich, en su etapa de diputada nacional, había presentado un proyecto de ley que permitía la sindicalización de la Policía Federal, aunque no legislaba sobre el derecho a huelga.

Otro de los aspectos que introduce es la la posibilidad de que los efectivos puedan “desobedecer órdenes” cuando las mismas sean “manifiestamente ilegítimas y/o ilegales, o su ejecución configure o pueda configurar un delito”.

Además, establece que para acceder a los cargos jerárquicos es necesario como “requisito ineludible” poseer título universitario, la creación de un Comité de Evaluación que regule los sumarios internos, las promociones y asensos, y dispone la interacción con la sociedad a través de los foros vecinales.

Por último, delega en el Congreso la sanción de una ley para establecer el régimen diciplinario que tendrán los efectivos de la nueva policía.

Anuncios