Gabriela Michetti pide su sobreseimiento

La vicepresidente de la Nación, Gabriela Michetti, presentó a través de su abogado, Ricardo Gil Lavedra, un escrito ante la justicia en el que solicita ser sobreseída por “inexistencia de delito”.

El escrito fue presentado ante el juez Ariel Lijo y expresa que “siempre consideré que todo funcionario público debe responder por sus actos frente a la ciudadanía y, con mayor razón, cuando es un juez quien investiga un comportamiento que se considera, por alguna razón, sospechoso”.

Con relación al requerimiento en cuestión hecho en torno a indagar la procedencia del dinero robado oportunamente en su casa, el escrito señala que “del contenido de la denuncia, que el fiscal recoge en su dictamen, sólo surge como hipótesis delictiva el origen de las sumas de dinero sustraídas en mi domicilio, sin que se advierta qué relación puede tener esto con la actividad de las fundaciones que se enumeran, pues respecto de ellas no se describe ningún hecho concreto que pueda catalogarse como delictivo por lo que no puede formar parte de la imputación”.

Cabe señalar, añade el texto, que “el modo en que ha sido planteada la denuncia carece, en virtud de las exigencias formales previstas por la normativa aplicable al caso (art. 176 del CPPN), de objeto definido”.

“En efecto, esta norma establece que ‘la simple suposición de un delito no autoriza a formular denuncia (…) Sería sumamente peligroso instruir sumarios en base a denuncias fundadas en hechos puramente imaginarios o simplemente supuestos, porque con ello, además del perjuicio injustamente producido a las personas implicadas’”, agrega Gil Lavedra en su presentación.

Michetti vuelve a dar las explicaciones pertinentes referidas a “la legitimidad del origen del dinero que me fue sustraído”. En ese marco señala que “aun cuando -según creo- no forma parte de la imputación, me ocuparé de efectuar las aclaraciones necesarias sobre la real y legítima actividad que realiza la Fundación SUMA, habida cuenta que la presido y que, por razones políticas no legales, no quiero que quede sombra alguna sobre su actividad. Téngase en cuenta que el objeto de esta causa no puede ser investigar a SUMA en términos generales y abstractos, sino exclusivamente en la medida que se vincule con el hecho concreto que antes he señalado, la legitimidad o no del origen del dinero que me hurtaron”.

El escrito detalla el origen, actividades y la situación fiscal de la fundación SUMA, tras lo cual Gabriela Michetti puntualiza que “la actividad política es para mí un acto de servicio hacia los demás. Así la entiendo y la practico, con entusiasmo y mucho amor. Es un privilegio extraordinario ser elegido por el pueblo como su representante para mejorar las condiciones de vida de todos”.

Agrega que sigue viviendo en la misma casa del barrio de Balvanera desde hace más de veinte años, no posee otros bienes que los que figuran en sus declaraciones juradas, tiene un estilo de vida “sumamente austero”.

“No tengo propiedades ocultas, ni cuentas en el extranjero, ni bienes rumbosos. Se me puede investigar hasta el hartazgo y nada raro aparecerá, porque nada hay. Hacer política no es sinónimo de corrupción o enriquecimiento, no somos todos lo mismo, señor juez”, remarca en su escrito la vicepresidente, que se manifiesta como “la primera interesada en que no quede margen de duda de que he actuado, en todo momento, conforme a derecho y que no he cometido delito alguno, por lo que solicito a V.S. que disponga rápidamente la realización de toda la prueba que entienda pertinente, que me solicite toda la información que considere necesaria, para que luego así lo declare expresamente disponiendo mi sobreseimiento”.

Anuncios