El Senado aprobó la ley del arrepentido

El Senado aprobó con 57 votos a favor y cuatro en contra, el proyecto de ley que extiende la figura de arrepentido a casos de corrupción y otros delitos, que fue devuelto a la Cámara de Diputados para su sanción definitiva.

Esta figura consiste en que el acusado pueda obtener beneficios procesales -aunque nunca la extinción de la pena- si aporta información valiosa para la Justicia acerca de los máximos responsables de la comisión del delito.

Votaron en contra los senadores Ana Almirón, María de los Ángeles Sacnun, Marcelo Fuentes y María Inés Pilatti Vergara, todos identificados con el kirchnerismo duro. También hubo otras cuatro abstenciones, de Ruperto Godoy, Hilda Aguirre, Virginia García y Anabel Fernández Sagasti, las dos últimas representantes de La Cámpora.

El proyecto establece que no se permitirá cualquier arrepentido, ya que el beneficio no podrá ser acogido por funcionarios que son sujetos de juicio político en el país, es decir, el presidente, el vice, los ministros del Poder Ejecutivo y los jueces de la Suprema Corte de Justicia.

Además, la iniciativa aclara que la figura jamás se podrá aplicar en los delitos de lesa humanidad.

Por acuerdo entre los bloques políticos del Senado, el texto sufrió una modificación para especificar que el imputado sólo podrá arrepentirse hasta el momento de la elevación de la causa a juicio.

En nuestro país, la figura del arrepentido ya estaba contemplada para los delitos de privación ilegítima de la libertad, trata de personas, secuestros extorsivos, lavado de dinero, terrorismo y narcotráfico.

El proyecto, motorizado por el Poder Ejecutivo- amplía este alcance a los casos corrupción, delitos del Código Aduanero –como contrabando-, asociación ilícita, prostitución, pornografía infantil y delitos contra el orden económico y financiero, por ejemplo, la formación de monopolios.

Ernesto Martinchuk

Periodista Parlamentario

Anuncios