“Asumir ser independientes y libres conlleva una responsabilidad”, dijo Macri en Tucumán

El presidente Mauricio Macri aseguró hoy, al encabezar en Tucumán el acto por los los 200 años de la Declaración de la Independencia, que “asumir ser independientes y libres conlleva una responsabilidad”, y destacó que eso “no se agota en decirlo sino que cada uno de nosotros tenemos que asumir que somos los dueños de nuestro destino y los que tenemos que elegir nuestros proyectos”.

Desde la casa histórica de Tucumán, después de firmar una nueva proclama de independencia nacional denominada “Compromiso para el Tercer Siglo de los Argentinos”, Macri manifestó que que a quienes les “toca conducir desde la política”, tienen “más responsabilidad” y deben “dar el ejemplo con el diálogo”.

Al pronunciar su discurso desde la casa de Tucumán, el jefe de Estado expresó que “este lugar, esta casa es histórica porque acá es donde empezó la historia y un conjunto de ciudadanos se animaron a soñar”.

Agregó que Argentina es “un pueblo independiente y libre, y depende de nosotros que marquemos el rumbo” y destacó que “el mundo se ha interesado en nosotros y nos quiere acompañar”.

Macri también se dirigió a los docentes, a quienes les pidió que “puedan aceptar que tienen que evaluarse sistemáticamente” y a los trabajadores les habló de “la cultura del esfuerzo que lleva al camino de la dignidad”.

También se refirió a los jueces, a quienes les indicó que “tienen el valor de la ley, de defender la Constitución porque son los que consolidan nuestro sistema institucional”, y al hablar de “los más vulnerables”, sostuvo que los han “empezado a acompañar con más asignaciones sociales”.

Macri aseveró que desde el gobierno nacional están “trabajando para volver a tener gas, electricidad y energía suficiente para poder crecer”, tras dejar en claro que la suba de tarifas fue responsabilidad de las malas políticas instrumentadas por el gobierno anterior.

Pidió a los argentinos “ser protagonistas” como lo fueron los congresales de 1816 cuando firmaron el acta de Independencia, y “no tener miedo” ni “escuchar a los que se han enfermado con el poder”, para ir “hacia un futuro mejor, con otros valores, basados en el trabajo, el esfuerzo personal, y el diálogo”.

Macri aseveró que “no alcanza que yo les diga la verdad, tiene que ser moneda corriente de todos todos los días”, dijo, y llamó a los argentinos a alejarse de la llamada “viveza criolla”.

“La verdad es dura. Todas las transiciones son difíciles, pero este punto de partida fue especialmente difícil porque encontramos un país y un Estado realmente muy castigado por la mentira y la corrupción”, expresó.

Además señaló que “siete meses no es nada a los 200 años”, pero dijo estar “convencido” que los argentinos han “aprendido a escuchar más, a dialogar más” y han “emprendido el camino del progreso”.

El jefe de Estado consideró que “vamos por el camino correcto” y manifestó que “vamos rumbo a un increíble futuro”.

Destacó que “con verdad, solidaridad y trabajo en equipo” el país logrará “recorrer esta brecha, que nos duele, entre la Argentina que somos y la que podemos ser”.

 

Asimismo, destacó que “en siete meses hemos aprendido a escucharnos más”, aunque admitió que “falta mucho, falta muchísimo, pero lo importante es que cada día estemos un poco mejor”.

Macri abogó por “tener la grandeza de poder escuchar, la grandeza de trabajar en equipo” porque dijo que “hay muchos argentinos que no pueden esperar más”, al cierre del discurso que pronunció en la puerta de la Casa Histórica de Tucumán.

El mandatario remarcó que el “mundo ha tendido una mano” a Argentina en virtud de que el país decidió “abrirse” al mercado internacional, al encabezar en Tucumán los actos por el Bicentenario de la Independencia.

“Acabamos de llegar de un viaje agotador peor muy lindo e importante”, dijo Macri y añadió: “Estuvimos en Alemania, y era impresionante el desborde de interés y entusiasmo hacia la Argentina”.

Tras la firma de la nueva acta de la Independencia en la Casa Histórica de Tucumán, el mandatario señaló que “el mundo se ha interesado” y “quiere acompañar”, pero Argentina es un “pueblo independiente y libre” y depende del propio país “plantear el proyecto y marcar el rumbo”.

Destacó que “llegó la hora de que el federalismo se practique” en la Argentina y expresó su aspiración de que “la gente nos reconozca como gente de palabra.

“Creemos en la unidad, en el diálogo, en la paz, en el trabajo”, destacó el jefe de Estado y advirtió que “solamente vamos a lograr un país justo, con pobreza cero, si desarrollamos nuestras economías regionales. Ese es el desafío y espero que estemos a la altura”.

En un discurso formulado frente a la Casa Histórica de Tucumán, Macri hizo referencia al tiempo que lleva de gestión: “Siete meses no es nada respecto a los 200 años (de la declaración de la Independencia) y nada, a los 200 años que vendrán” y al destacar el acta firmada con todos los gobernadores, manifestó su deseo de que “la gente nos reconozca como gente de palabra”.

Anuncios