Se aprobó la figura del arrepentido para casos de corrupción

Con 192 votos afirmativos, 5 abstenciones y ninguno en contra se votó, en general, la ley del Arrepentido. La presidenta de la Comisión de Legislación Penal, Gabriela Burgos (UCR-Cambiemos) defendió el dictamen mayoritario y destacó que con la futura ley “se abre la posibilidad de que algunos pactos de silencio sean rotos”.

Burgos recordó que “en nuestro país esta figura no es nueva”, ya que estaba contemplada para los delitos de privación ilegítima de la libertad, trata de personas, secuestros extorsivos, lavado de dinero, terrorismo y narcotráfico.

Sin embargo, explicó que el proyecto busca “ordenar esa enumeración de figuras delictivas e incorporar otras”, entre las que enumeró corrupción, delitos del Código Aduanero –como contrabando-, asociación ilícita, prostitución, pornografía infantil y delitos contra el orden económico y financiero, por ejemplo, la formación de monopolios.

En tanto, el titular de la Comisión de Seguridad Interior, Luis Petri, ratificó el objetivo de “lograr que las investigaciones judiciales lleguen a las máximas consecuencias”.

“No estamos dando un beneficio para que el arrepentido quede libre de culpa y cargo; estamos otorgando beneficios procesales, que no van a ser la posibilidad de eximirse de la pena”, aclaró Petri ante una de las advertencias de la oposición y confirmó que el arrepentido “va a tener que someterse al proceso penal, testimoniar y declarar”, y “va a tener condena”. “No podemos permitir que estos pactos de silencio impidan la persecución de acciones penales”, manifestó.

El radical dijo además que no se permitirá “cualquier arrepentido”, ya que los bloques acordaron “que este beneficio no pueda ser acogido por funcionarios que son sujetos de juicio político en el país”, es decir, el presidente, el vice, los ministros del Poder Ejecutivo y los jueces de la Suprema Corte de Justicia.

Por el FpV, Rodolfo Tailhade reconoció que el oficialismo aceptó incluir cambios relevantes al dictamen mayoritario a pedido de su bloque, por lo cual adelantó el apoyo a la hora de la votación y formuló reparos a la figura del “colaborador eficaz”, es decir, alguien que no está implicado en la causa donde aporta datos, y que podría acceder a la reducción de pena y la suspensión de la acción penal al igual que el arrepentido, si se verifica su denuncia.

Otra diputada que apoyó la iniciativa fue Victoria Donda, la referente de Libres del Sur, aunque sostuvo que “esta ley es sólo una herramienta, no va a terminar con la corrupción”. “Es un avance, pero para decirle ‘no’ a la corrupción no alcanza con votar un desafuero”, graficó sobre la situación de su par Julio De Vido.

El único bloque que expresó un fuerte rechazo fue el Frente de Izquierda. “Nos negamos a que nos vengan con el ‘cuentito’ del arrepentido. Si quieren investigar, hagan auditorías”, desafió Myriam Bregman, del PTS y alertó que “se utilizan estas leyes para favorecer el aparato represivo del Estado”, al sostener que se podrá utilizar la figura del arrepentido “para hacer efectivo un artículo del Código Penal para seguir organizaciones”, vinculado a la denominada “ley antiterrorista”.

Anuncios