Autorizaron el allanamiento a Julio De Vido

Con una fuertísima discusión, con duras acusaciones cruzadas entre todos los bloques políticos, la Cámara de Diputados aprobó una resolución para autorizar el allanamiento que el diputado nacional había frenado amparándose en sus fueros, en el marco de una investigación por presunto enriquecimiento ilícito.

Luego de quedar envuelto en la escandalosa detención de José López -quien fuera su secretario de Obras Públicas en el Ministerio de Planificación durante el kirchnerismo- y de sufrir un nuevo procesamiento judicial -esta vez por supuestas irregularidades en la compra de materiales ferroviarios-, el diputado nacional sufrió este nuevo revés por parte de sus pares de Cambiemos y todo la oposición, a excepción de su bloque.

Luego de casi dos horas de discusión de alto voltaje, el tablero registró 137 votos positivos, 49 negativos y una sola abstención, la del propio De Vido. La votación reflejó además una quiebra en el Frente para la Victoria -de 76 integrantes- que sufrió numerosas ausencias. Entre ellas, la de los diputados del Movimiento Evita.

La autorización tiene carácter simbólico ya que no fue no pedida por el juez de la causa ni tiene carácter vinculante.

Argumentos del oficialismo

“Lo único que pretendemos es permitir que el juez federal Luis Rodríguez avance con la investigación y más pronto que tarde pueda llegar a una conclusión definitiva acerca de si hubo o no delito”, justificó Tonelli. Y aclaró que “esta autorización no implica” quitarle los fueros a De Vido, que “el diputado mantiene su condición de tal y todos los privilegios” y que además “no prejuzga acerca de si es o no culpable” del delito de enriquecimiento ilícito.

Por demás, el diputado macrista se quejó de que De Vido se haya amparado en sus fueros para frenar el allanamiento a su domicilio. “Los fueros están pensados para que los legisladores desempeñen sin cortapisas sus mandatos como tales”, advirtió y completó: “estamos decididamente en contra de que esas inmunidades sean utilizadas para escudarse por delitos de corrupción”.

La propuesta cosechó el apoyo de todos los bloques de la oposición, a excepción del Frente para la Victoria. Nos referimos al interbloque massista Unidor por una Nueva Argentina, a los exkirchneristas que se agruparon en el bloque Justicialista, al Partido Socialista y al Frente de Izquierda, sumado a un puñado de monobloques. El Frente Cívico por Santiago, otrora aliado del kirchnerismo, no estuvo presente en la votación.

CARRIÓ CONTRA TODOS

Todos los bloques de la oposición, a excepción del FpV, ya habían anunciado su respaldo a Cambiemos para aprobar la resolución que autoriza el allanamiento que Julio De Vido había frenado amparándose en sus fueros. Y fue la diputada Elisa Carrió quién decidió cargar contra todos.

“Cuántos de los que están acá cenaron con De Vido para pedirle obra pública”, cuestionó la diputada, fiel a su estilo de no callarse nada. Y más tarde reforzó: “a tal punto es oportunista la política argentina que quiere tratar en un día lo que no trataron en 12 años”.

En particular, Carrió la emprendió contra sus pares del Partido Socialista. “Lo ví al exgobernador (Hermes) Binner abrazado con De Vido e inaugurando obras”, apuntó. Pero también apunto al Frente de Izquierda: “la diferencia es que ustedes denuncian acá pero no hablan afuera”.

Carrió enalteció su figura al remarcar: “fui la que dije que De Dido era cajero de Kirchner en el año 2004”. “Es el más grande cajero del expresidente y de la expresidenta Kirchnner a lo largo del tiempo. Y López solo es el valijero”, agregó, en alusión al exsecretario de Obras Públicas detenido con un arma y casi nueve millones de dólares.

“Quiero condena y justicia para el señor De Vido; pero ya viene…”, cerró Carrió.

Anuncios